*Marca Registrada Museo Histórico Naval de Acapulco 2002 - 2022
 

El Congreso Mexicano. Primer navío de línea del Recién nacido México.

El motin

Eran los principios de un nuevo siglo y el orden de siglos cambiaba rápidamente. Las fuerzas que largo tiempo habían luchado se apresuraban a la batalla final, dispuestas a darlo todo por resistir o conquistar, no importara el precio. La revolución se había esparcido y la idea de un mundo libre corría por las mentes y los cuerpos de la humanidad. Poco a poco los imperios estaban dando paso a las naciones. Estado nuevos se conformaban bajo cartas magnas, constituciones y los congresos brotaban bulliciosos por casi todo el Mundo. Entre los hilos de esa gran manta que llamamos La Historia, sucedió un hecho: una traición.

El Botín.

El botin era un barco. Una maravilla militar hecha con lo mejor de un imperio para hacer la guerra. Una poderosa arma capaz de doblegar naciones completas bajo el manto de fuego que emanaba de sus costados. Un artefacto grandioso y poderoso capaz de cruzar todos los mares para llevar en su vientre el germen del poder. Una joya fina en medio de una guerra. Un botín capaz de volcar la convicción del mas devoto de los súbditos.